Ya tomé medicina, ¿y ahora qué sigue?

El contacto con las medicinas o plantas sagradas, también llamados enteógenos es una de las experiencias más profundas y trascendentales que puede experimentar el ser humano.

Observar geometría sagrada sin necesidad de abrir los ojos, transportarse a los lugares más hermosos sin ni siquiera mover un pie, bajar a las profundas oscuridades de tu ser o por el contrario elevarse al cielo más hermoso y placentero, resulta embelesador y mágico.

Sin embargo, y como muchos lo han promulgado, el verdadero camino de transformación comienza una vez que las visiones mágicas se diluyen y regresas a tu ser. Cuando te encuentras de nuevo en la cotidianidad de tu vida.

Preguntas tales como, ¿Y ahora qué sigue? ¿Cómo voy a actuar a partir de las enseñanzas recibidas? ¿Qué hábitos sería importante cambiar a partir de ahora? ¿Cómo voy a integrar la experiencia en mi vida? ¿Qué prácticas o medidas puedo aplicar de manera consciente para continuar con mi proceso de sanación o transformación?, cuestiones detonantes que muchas veces rondan en la mente una vez que regresas a tus actividades usuales.

Ahora bien, el abanico de posibilidades y opciones para continuar el cultivo espiritual son infinitas. Desde implementar breves caminatas diarias, cambiar un poco o mucho tus hábitos alimenticios, practicas meditativas como la respiración consciente o atención plena o incluso renunciar total y completamente a tu vida como la estabas viviendo.

En este punto es donde hay lugar para dos palabras claves: disciplina y constancia. Una vez que encuentres la practica espiritual que mejor te acomoda, has dado el siguiente gran paso para continuar el camino espiritual y eso amigo, es una gran bendición.

Si de alguna u otra forma ha llegado la inspiración divina a ti, la mejor manera en la que puedes honrarla es emprendiendo acción.

He ahí en donde se manifiesta el gran compromiso contigo mismo, elegir entre tomar tu experiencia como algo sin trascendencia y sin aportación algún a tu vida laboral, personal, familiar o bien, tomar las riendas y decidir que a partir de ahora trabajaras para convertirte en la mejor versión de ti mismo.

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo